Revista Palta | LA VIOLENCIA DETRÁS DEL BIENESTAR
468
post-template-default,single,single-post,postid-468,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

LA VIOLENCIA DETRÁS DEL BIENESTAR

Me parece que en esta sociedad está instalada la idea de que para disfrutar hay que hacer determinadas cosas: comer cierta comida, vestirse de determinada manera o, si te angustiás, tomar una pastilla. En todos los casos, lo que hay que hacer es encauzar rápido los sentimientos, tapar la crisis. A ningún laburo te dejan faltar por “estar atravesando un mambo”, la sociedad tiene que seguir.

Pero a veces vivimos procesos que, a mi entender, son sanos y naturales y está bien atravesarlos.  Eso me pasó a mí cuando dejé la carrera de cine, cuando me mudé a vivir sola y cuando corté con mi primer novio. Y eso también les pasó a Amanda, Samantha y Wanda cuando se fueron de vacaciones.

Lucro Cesante refleja un mundo que existe y que se nos impone incluso a la hora de viajar y de relajarse: la presión de pasarla bien, la violencia detrás del bienestar. ¿Pero qué es aprovechar el tiempo? ¿Qué buscamos cuando viajamos?

Un período de supuesto descanso y disfrute propio, se vuelve ajeno. Empiezo a hacer para los demás, para que se vea que la pasé bien, que fui a la playa, que chapé un montón; y me olvido de hacer cosas para mí, como dormir la siesta, faltar al boliche, o vestirme fisura y quedarme lejos de las fotos.

En la obra ésto se ve clarísimo, y estas chicas, en el intento de hacer todo lo posible para que esos días se vuelvan inolvidables, tapan el miedo de conectarse con el tiempo libre: de conectarse con ellas mismas. Entonces aparece una sensación de extrañamiento y después, inevitablemente, la angustia.

Es como cuando una habla del tiempo en un ascensor, lo que aparece ahí es el miedo de intimar con el otro. Y el descanso también puede acarrear estados de incomodidad, tanto con otros, como con nosotrxs mismxs.

Lo hermoso de Lucro Cesante es que paradójicamente, cuando esas distancias se les vuelven evidentes, y las crisis, los procesos y las ideas de bienestar de cada una salen a la luz, es cuando dejan de percibir a la otra como diferente y empiezan a verla como igual.

Ninguna es sapo de otro pozo, sino que están todas sumergidas en él y empiezan a salir juntas. Entonces, bienvenidas las crisis, bienvenidas las diferencias, bienvenido el crecimiento.

Manuela Martinez
[email protected]