Revista Palta | ¿LA ASTROLOGÍA HABILITA O CONDICIONA?
1882
post-template-default,single,single-post,postid-1882,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿LA ASTROLOGÍA HABILITA O CONDICIONA?

En tiempos de incertidumbre y confusión política, retornos de derechas y retroceso de derechos, ¿de dónde sacamos las explicaciones de ciertos comportamiento colectivos que parecen inentendibles? ¿y de dónde sacamos la información necesaria para curarnos, cuidarnos y encontrarnos? Un esbozo de respuesta, la encontramos en el lenguaje astrológico, que además está pasando por un momento de expansión acelerado, es un boom que marca un antes y un después.

La astrología es un lenguaje, nacido hace miles de años producto de la observación natural de las estrellas y el cosmos y de la idea de que formamos parte de un sistema -en este caso energético- que está relacionado y ligado a los movimientos planetarios. Hoy en día se mezcla con el llamado “coaching”, con la profundización psicológica, con los arquetipos de lxs diosxs griegxs, con las fases lunares, con los movimientos políticos, con el arte, con la nutrición. En fin, puede mezclarse con todo porque estamos hablando de combinaciones energéticas.

Con el fin de entender acerca de lo que este lenguaje nos habilita (o no) y porque es una exponente bastante masiva de la astrología en las redes sociales pude contactarme con Lu Gaitán le llevé muchas, muchas preguntas sobre temas que me estuvieron interpelando una y otra vez y que noté que, a su vez, ella abordaba. No creo que de forma casual, claro. Lo personal es político. Preguntas sobre el género, lo binario, lo no binario, las redes sociales, la subjetividad moderna, los fenómenos colectivos políticos.

Lucía me recibió un sábado a la mañana en su casa. Me invitó a sacarme los zapatos apenas entré y me ofreció mate y té. A partir de ese momento se pudo generar un clima de entrega al presente muy particular. Lu es muy simpática y, desde el principio, generó una gran apertura. A lo largo de la entrevista, no solo sentí que estaba haciéndole preguntas puntuales de cosas que quería saber, ampliar, profundizar sino que también sentí un feedback de curiosidad genuina por parte suya.

Un enfoque que me interesa particularmente tiene que ver con la astrología política, es decir con un enfoque de la astrología enfocada en lo colectivo. También me interesaba por eso el contenido que estuvo subiendo Lucía, que es politóloga universitaria además de astróloga, reikista, entre varios etcéteras que a su decir ahora está integrando; a ella también le interesa y se ha dedicado posteos enteros a pensar los fenómenos masivos y políticos desde este enfoque.

Julieta: Además de astróloga, ¿sos politóloga?

Lucía: Sí. En realidad esa es mi carrera, la primera que hice. Después vinieron todas las exploraciones más tipo yoga, astrología, reiki, alimentación… cosas extras, que normalmente consideramos alternativas… eso vino después. Ahora estoy en la fase de integración. Porque siempre lo más fácil es la polarización. Esa síntesis no es muy fácil, por un montón de cuestiones. Primero, porque tienen paradigmas inconmensurables, que van por vías paralelas. Por otro lado, tampoco tenemos demasiada experiencia en sintetizar los dos mundos. La forma que tenemos de vivir los humanos es polarizando, entonces cuando ya empezamos a hablar de síntesis corremos el riesgo de ponernos muy superficiales, de mezclar cosas que no van juntas ni de casualidad.Por otro lado, sí es verdad que la primera astrología que apareció, la astrología mundana, es la más antigua, es la astrología política.

J- ¿Algo más colectivo sería?

L- Sí, exactamente. Pensá que la noción de individuo es moderna en realidad. Antes la astrología se aplicaba para entender y analizar cuestiones colectivas como guerras, sequías, inundaciones, cosechas, etc. No tanto para analizar a una persona, eso no era lo importante.

J-  No había tanta idea de sujeto, como ahora que es todo sujeto.

L- Claro.Y de hecho el boom de la astrología que hay en estos momentos es una astrología centrada en el individuo, en la psiquis individual, entonces por eso suena medio raro hacer lo de astrología política o una astrología que piense en procesos colectivos. Es algo antiguo pero es muy desconocido para nuestra cultura. La astrología política en particular genera mucho choque. No es muy bien recibida, porque te dicen como “y vos por qué decís eso? desde qué lugar?” y… del mismo modo que digo las otras cosas a nivel individual, digo las otras colectivas. No son dimensiones que puedan estar separadas. Lo que pasa es que hay todavía una pretensión de objetividad que para mí no existe. Ni siquiera cuando estaba a full metida con la ciencia política contemplaba la posibilidad de ser objetiva. No sé qué es eso.

J- En la carta astral que le hiciste a Macri decís que es de acuario, con ascendente en géminis y luna en piscis. Lo acuariano está relacionado a lo colectivo, ¿cómo se juega esto en este caso? Por un lado es el presidente de un país, y por otro… bueno.

L – Eso es una lógica re acuariana. Y además él todo el tiempo habla de su equipo, pero sin embargo no es una cosa que se lo vea a él adelante. Eso es un problema porque es un país re presidencialista el que tenemos, porque la Argentina tiene el Sol en Cáncer en la casa 10 y eso habla de un país que necesita un líder potente. El peronismo se siente cómodo en ese formato, independientemente de que yo no sea peronista. Y Macri con su estructura aérea y su Luna en Piscis pareciera que liderar le resulta demasiado pesado. Necesita una figura que tenga esa capacidad de liderazgo, para responder, para hablar, para enfrentarse.

J – ¿Cómo abordas una posición política desde la astrología?

L – A sabiendas de que tengo una posición marcada sobre muchas cosas y sobre otras, bueno… las voy elaborando. Con esa certeza interna y a la vez apertura. Uno siempre va a tener una estructura ideológica de base y de fondo, pero si uno está excesivamente agarrado a una posición política, hay una parte de la información que te vas a perder, necesariamente. Es un juego muy sutil, porque es necesario separarlo mínimamente.

J –  ¿A qué relacionas el boom de la astrología?  

L – Eso tiene mucho que ver con los planetas colectivos. Yo creo que hay algo del Neptuno en Piscis, de Urano en Aries, de Urano en Tauro, y de Plutón en Capricornio. Con el Neptuno en Piscis estamos abriéndonos a nuevas sensibilidades, a nuevas formas de sentir y por eso también está el boom de la astrología hoy. Y también hay un boom con el yoga, y con la alimentación natural, con las terapias holísticas o energéticas. Después, ese Urano en Aries y en Tauro, es un planeta que está hablando del derecho de ejercer la individualidad si se quiere. Algo como “para mí es así, y es mi libertad, esto soy yo”. Y luego, Plutón en capricornio es una destrucción de las viejas formas, está siendo tremendo porque está haciendo aflorar una cantidad de mierda que no te puedo explicar. De hecho yo creo que, en buena medida, el movimiento de mujeres que es tan fuerte en estos momentos tiene que ver con este tránsito de Plutón en Capricornio a la Luna en capricornio de Argentina. Este movimiento está vinculado con este tránsito. Por eso se pusieron sobre la mesa temas que fueron siempre tabú como los abusos, la violencia, de todo tipo y los abortos.

J – Hoy están muy en crisis, por suerte, las nociones de “femenino” y “masculino”, que en la astrología se utilizan mucho para distintos análisis. ¿Vos eso cómo lo ves? ¿Te lo cuestionas?

L – Naturalmente asociamos lo femenino a las mujeres, pero en realidad es para todxs, es una palabra que refiere a atributos, por eso también hablamos del proceso de lo femenino en los hombres. Y en todes. Respecto de les trans a mí personalmente es el tema que más me moviliza en estos últimos meses. Fue a partir de la consulta que le hice a una chica que me cuenta del proceso de su hermane y me conmovió profundamente la historia. Y después hice la sesión con M y fue realmente muy interesante. Porque ahí entendemos que lo femenino y lo masculino realmente están polarizados y atravesados por clichés que no tienen nada que ver. Se juega de una manera completamente diferente, y me pareció una maravilla. Es como para patear cabezas, patear estructuras mentales rígidas.

LEER: ASTROLOGÍA PARA TODES

J –  Pensando en esquemas de pensamiento un poco rígidos, alguien puede creer que su Sol en Capricornio hace que sea de tal manera u otra y condicionarse al punto de cerrarse en ideas un poco limitantes y esquemáticas de ser. Para vos, ¿hasta qué punto la astrología habilita o condiciona?

L- Varias cosas me salen decir al respecto. Primero, vamos a usar una metáfora de la naturaleza: si vos pones una semilla de un árbol de peras, esa semilla puede dar o no un árbol de peras, y eso va a estar atravesado por un montón de variables; si llueve, si no llueve, si hay sol o no, si cuidas la planta o no la cuidas, si se la come un animal o no. Pero siempre potencialmente va a ser un árbol de peras, se va a mover en esa gama, no mucho más que eso. Pero dentro de esa gama hay bastantes variables que afectan e inciden. Hay libertad pero dentro de unos parámetros. Tiempo y espacio. Contexto histórico y social. Yo siempre digo esto: no es lo mismo haber nacido mujer y tener 20 años hoy y vivir en Buenos Aires, Nueva York o Barcelona, y ser de acuario (que es un signo especialmente vinculado con lo revolucionario, la libertad, la independencia), que ser mujer, tener 20 años, ser de acuario y haber nacido en India, por ejemplo, o medio oriente. Esa persona va a tener un tema en relación a la libertad, que van a ser mucho más limitada o reducida, que en Buenos aires, Nueva York o Barcelona.

J – Claro, va a estar muy atravesada por lo que es la libertad en ese lugar.

L – Exactamente. Y después en relación a la astrología, bueno, sí, habilita a excusas astrológicas. A mí me pasó algo hace unos años que me dio mucho material para reflexionar y es que un día me encontré con un astrólogo que es bastante conocido y que es medio amigo y me dice “esta no es tu carta, vos no sos ascendente en Escorpio, sos ascendente en sagitario  y me dio todas unas explicaciones teóricas y me re convenció, porque aparte yo nací por cesárea entonces mi mamá no sabe a qué hora nací, y había una diferencia muy pequeña, cinco minutos, una cosa así.Y después yo dije “pará, puede ser que tal vez mi carta no sea esa que yo pensé al principio y que haya variaciones y que yo tenga más energía de sagitario de la que creía a priori, pero ¿cómo es esto? Si yo menciono y nombro las cosas de una manera, ¿entonces eso cambia la percepción de todos y la mía propia y mi identificación?” Yo antes de eso tenía una identidad de mí misma compleja, profunda, enroscada, problemática, escorpiana y después fue tipo “ay no, soy re festiva y re buena onda, modo sagitario”.Eso me hizo tener algunos reparos en relación al uso de la astrología, no de la astrología en sí misma, sino a esta capacidad o a esto que necesitamos los seres humanos que es nombrar, mencionar, definir, poner en cajitas. Mi conclusión al final es que igual sigo siendo ascendente en escorpio, porque es obvio que es así, pero si, también tengo mucha energía de sagitario. Lo que quiero decir con esto es que las personas somos muy complejas y lo que importa al final, más allá de los nombres y de las categorías es que nos conozcamos, que entremos en las profundidades de nuestro ser y veamos qué es lo que hay ahí adentro.

J -Y además oculta mucho, invisibiliza toda una profundidad real. Está bueno tener eso en cuenta. Es como con el boom de los memes astrológicos, que se puede volver todo algo banal.

L – A mí los memes me encantan, me hacen mucha gracia, y ayudan a que el conocimiento astrológico sea más cotidiano y lo puedas ver más en tu vida diaria, nos acerca. Pero sí, es muy de la sociedad de consumo. Cuando llevamos las cosas al terreno del consumo, sí, se vulgarizan. Pero eso a la vez es parte del sistema del que vivimos. Si no, ¿cómo sería? Porque la otra forma es la de antes, cuando la astrología era un conocimiento secreto, para algunos nada mas, los que se tomaban el trabajo de ir, investigar y ver qué era lo que pasaba con todo ese conocimiento. Cuando lo llevamos al terreno de lo masivo está buenísimo porque alcanza un nivel de difusión y toca más conciencias que cuando está en el terreno de lo secreto, pero también se pone muy superficial.

 

Esta entrevista fue resumida y editada de su totalidad.

 

Julieta Blanco
[email protected]gmail.com