Revista Palta | HÁGASE MI VOLUNTAD
1309
post-template-default,single,single-post,postid-1309,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

HÁGASE MI VOLUNTAD

Por Melina Mendoza.

Recuerdo la primera vez que mi pollera fue corta. Estaba en un recreo jugando, saltando la soga con mis compañerxs. De un momento a otro, sin explicación alguna, doblé un pedazo de la tela, acortándola. Días después fui clandestinamente a lo de una amiga para que su hermana la cortara y cosiera. A pesar de que mis padres dijeran que no. A pesar de que una institución dijera que no. También recuerdo una escalera, debajo de la cual se ponían varones para mirar y chiflar a las chicas. No recuerdo que las autoridades de la escuela hicieran algo respecto.

Fui​ ​a​ ​la​ ​misma​ ​escuela​ ​privada​ ​donde​ ​recientemente ​una​ ​chica​ ​denunció​ ​que​ ​un compañero​ ​la​ ​acosó,​ ​grabándola​ ​con​ ​su​ ​celular,​ ​por​ ​debajo​ ​de​ ​su​ ​pollera.​ ​Fui​ ​a​ ​la​ ​misma​ ​escuela donde​ ​tras​ ​ir​ ​a​ ​quejarse​ ​con​ ​los​ ​directivos,​ ​estos​ ​le​ ​contestaron​ ​que​ ​​“tal vez él no tiene​ tiempo para su intimidad en su​ casa, por sus padres”.

​Me​ ​formé​ ​con​ ​las​ ​mismas​ ​personas​ ​que​ ​con​ ​soltura le​ ​dijeron​ ​a​ ​una​ ​menor​ ​de​ ​edad​ ​que​ ​​“el largo de su pollera es una tentación”. La justificación del acoso y la inacción de parte de los directivos, me lleva a pensar: ¿cuál es la condición para no ser invadida, acosada? Y si, de existir, se corrompiera, ¿qué le da el derecho a la otra persona a no respetar la privacidad, el cuerpo ajeno? ¿Por qué no merece una reacción directa? ¿Cuáles​ ​son​ ​los​ ​límites?​ ​¿El​ ​abuso​ ​sexual?

Fui​ ​a​ ​esa​ ​misma​ ​escuela​ ​privada​ ​donde​ ​mis​ ​compañerxs​ ​me​ ​hacían​ ​bullying​ ​por​ ​no​ ​tener ropa​ ​de​ ​marca,​ ​por​ ​ser​ ​más​ ​gorda,​ ​por​ ​no​ ​depilarme​ ​hasta​ ​los​ ​catorce​ ​años.​ ​Fui una adolescente de incertidumbre, incomprensión, descubrimiento, deseo y proyección – elementos que probablemente tengan en común muchxs jóvenes –; siempre sumándole a la ecuación, el crecer siendo mujer en una institución católica.

No era sólo el largo de mi pollera: era explicarnos por qué una maestra no podía tomar la ostia por estar divorciada; eran largas clases explicándonos por qué el aborto era un asesinato de un niño inocente; era mi profesora de literatura argumentando que la homosexualidad es una patología; era una falta de Educación Sexual. La escuela católica, además de mostrar en sus prácticas imposiciones políticas y socioculturales – como la mayoría de las escuelas –, me educó desde el silencio.

Sin embargo, una institución conservadora que nos culpa por el largo de nuestras polleras, no es la única que educa. El neoliberalismo rige sobre nuestros cuerpos: la​ ​biopolítica,​ ​el​ ​poder​ ​económico​ ​y​ ​la​ ​iglesia​ ​han priorizado​ ​la​ ​vida​ ​de​ ​un​ ​feto,​ ​por​ ​lo​ ​que​ ​las​ ​mujeres ​no​ ​tenemos​ ​acceso​ ​al​ ​aborto​ ​legal,​ ​seguro​ ​y gratuito. ​La​ ​policía​ ​te​ ​pregunta​ ​qué​ ​tenías​ ​puesto.​ ​La​ ​conductora​ ​en​ ​la​ ​TV​ ​le​ ​pregunta​ ​a​ ​su invitada,​ “¿y qué​ ​hiciste​ ​para​ ​que​ ​te​ ​pegue?”. ​Los​ ​espacios​ ​se​ ​van​ ​tiñendo​ ​oscuro​ ​y​ ​se​ ​van cerrando​ ​para​ ​el​ ​acceso​ ​de​ ​las​ ​mujeres,​ ​volviendo​ ​lo​ ​cotidiano,​ ​una​ ​amenaza. Los cuerpos adolescentes crecen atravesados por este sinfín de violencia.

Indagando​ ​en​ ​los​ ​comentarios​ ​en​ ​una​ ​publicación​ ​de​ ​un​ ​medio​ ​local​ ​sobre​ ​lo sucedido con la alumna, encontré​ ​un​ ​montón​ ​de​ ​madres​ ​que,​ ​si​ ​bien​ ​repudiaban el acoso ​ ​y​ ​la​ ​respuesta​ ​de​ ​la​ ​directora, terminaban​ ​escribiendo​ ​que​ ​las​ ​chicas​ ​“no​ ​tienen​ ​​necesidad​ ​de​ ​usar​ ​la​ ​pollera​ ​así”.​ ​​Así significa “corta”. ​¿Qué​ ​querrán decir con ​eso​ ​de​ ​necesidad?​ ​​​¿Quién​ ​​ ​la​ ​tendría?​ ​¿No​ ​será​ ​que​ ​existe​ ​un​ ​pensamiento​ ​retrógrado​ ​de​ ​que​ ​la​ ​mujer​ ​se viste,​ ​se​ ​maquilla,​ ​se​ ​peina​ ​para​ ​la​ ​mirada​ ​masculina?​ ​¿No​ ​será​ ​posible​ ​pensar​ ​que​ aquella​ ​chica​ ​se​ ​haya​ ​puesto​ ​la​ ​pollera porque​ ​quería,​ ​porque​ ​se​ ​sentía​ ​bien​ ​consigo​ ​misma?

Cursos​ ​enteros​ ​anteriores​ ​a​ ​mí​ modificaron el uniforme como yo. ​Mi​ ​hermana​ ​años​ ​después​ ​también.​ ​No​ ​es ninguna​ ​conducta​ ​o​ ​gusto​ ​o​ ​moda​ ​nueva​ ​en​ ​particular.​ ​Pienso,​ ​además,​ ​que​ ​no​ ​es​ ​ninguna​ ​pavada. ¿Será​ ​que​ ​ante​ ​tanta​ ​negativa​ ​queriendo​ ​regular​ ​nuestros​ ​cuerpos,​ ​pensando​ ​la​ ​mirada​ ​del​ ​varón, la​ ​forma​ ​de​ ​usar​ ​una​ ​pollera​ ​es​ ​una​ ​respuesta,​ ​una​ ​resistencia?​ ​¿Será​ ​la​ ​desobediencia​ ​nuestra manera​ ​de​ ​mostrar​ ​presencia​ ​en​ ​los​ ​espacios​ ​donde​ ​nos​ ​quieren​ ​anular​ ​por​ ​mujeres?

Ante​ ​la​ ​violencia​ ​institucional​ ​lxs​ ​compañerxs​ ​de​ ​la​ ​chica​ ​se​ ​reunieron​ ​en​ ​el​ ​patio​ ​y​ ​se sentaron​ ​a​ ​modo​ ​de​ ​protesta.​ ​Colgaron​ ​carteles​ ​por​ ​toda​ ​la​ ​institución​ ​con​ ​mensajes​ ​que reivindican​ ​el​ ​derecho​ ​de​ ​vestir​ ​y​ ​no​ ​ser​ ​violentada.​ ​El​ ​derecho​ ​(joven​ ​pero​ ​no​ ​novato)​ ​disidente​ ​de la​ ​desobediencia.​ ​Veo​ ​en​ ​esxs​ ​chicxs​ ​brotar​ ​lo​ ​germinado​ ​en​ ​las​ ​luchas.​ ​Veo​ ​en​ ​esxs​ ​chicxs organizándose​ ​inmediatamente,​ ​reaccionando​ ​casi​ ​naturalmente​ ​ante​ ​lo​ ​naturalizado,​ ​una resistencia​ ​hacia​ ​una​ ​opresión​ ​que​ ​ya​ ​no​ ​se​ ​banca,​ ​que​ ​ya​ ​no​ ​se​ ​calla.

Colaboración
Colaboración
[email protected]