Revista Palta | ¿DISTINTO A QUÉ?
1356
post-template-default,single,single-post,postid-1356,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿DISTINTO A QUÉ?

Por Tamara Garzón

Cuando una se cría, se forma con una realidad, y esa realidad es la la única que se conoce. A mí lxs demás me hicieron entender que mi realidad no era la normal. Yo nací y mis hermanos eran gemelos y tenían síndrome de Down. Para mí no existía otra opción. Siempre me resultó más difícil pensar en la idea de tener una hermana mujer que en tener dos con discapacidad.

Poco a poco fui notando cómo la gente miraba raro a mis hermanos y siempre los protegí por miedo a que les hicieran algo que nunca les hicieron. Yo no he vivido episodios de discriminación para con ellos. Por lo menos no de discriminación como la conocemos o la hemos visto en películas cuando al nerd, gordo o raro se le escupe en la cara o se lo deja de lado. Sino de otro tipo. La de la subestimación, el prejuicio, el desconocimiento. La mayoría de la gente siempre se acercó a ellos como niños tontos. Es verdad que el síndrome de Down tiene ciertas características que lo asemejan a los años de la niñez. Es verdad que hay que ayudarlos con la higiene y la comida. Pero lo de tontos siempre me pareció de más. ¿Es esto algo juzgable en la gente? No sé cómo sería yo si esta no fuera mi realidad. Es cierto que uno desde el seno de la familia tiende a sobreprotegerlos (y eso entorpece su madurez y su desarrollo). También por vagancia: es más fácil hacer por el otro que enseñárselo.

Siempre que nos invitan a comer a algún lugar con mis hermanos la gente les mete comida hasta por los codos. Entiendo que les gusta agasajarlos pero también siento algo del orden de la pena, de la compasión. “Pobrecitos, dejalos comer…” Si yo me dejara comer todo lo que le dan de comer a ellos tendría los niveles de colesterol por el cielo. Y yo me pregunto por qué pobrecitos. El preconcepto de que ser diferente es triste lo genera la sociedad misma, como genera las modas y las tendencias. La sociedad que no es más que una humilde servidora del sistema imperante que determina quiénes están dentro de los límites establecidos y quiénes no (no es sólo cuestión de ser discapacitadx para estar fuera, claro, es cuestión de salirse del canon). Ellos no tienen ese problema: no responden al sistema, por lo tanto no sufren por no pertenecer a él. Hay algunxs con la misma discapacidad que sí, que son más conscientes de las limitaciones que les produce su condición, ya que hay diferentes grados o tipos de síndrome; pero también sufrimos nosotrxs, lxs conscientes de nuestra condición de mortales y no por eso nos tenemos lástima unxs a otrxs.

No voy a negar el peso que tiene tener un/a hijx o un hermanx con discapacidad en la familia. Es trabajoso y es distinto a lo que venimos configuradxs. Es como ser zurdx y querer tocar la guitarra. Pero también es particularmente maravilloso. Quienes convivimos con el síndrome de down sabemos el grado de verdad que maneja esta gente, la conexión más pura sin trabas neuróticas de las que se meten y manchan todas nuestras relaciones. Ese es un regalo que podemos capitalizar ya que se convierte en parámetro a la hora de vincularse. Es contagioso y es placentero, es un lugar donde descansar. La no capacidad de abstracción: ellos no piensan en “qué va a pasar sí”, simplemente viven y sienten. Ellos no pensaron como yo: “mamá no va a estar cuando yo me case” cuando nuestra mamá falleció. Ellos van al cementerio y le cantan canciones y le mandan saludos de mi parte porque yo no me animo a ir.

Hay quienes me miran como si fuera una guerrera por haberme criado y convivir con dos hermanos con síndrome de down.  Como si mi casa fuera un campo de batalla. Con cierto grado de admiración. Yo… me siento una privilegiada total: las bombas están muy lejos de mi departamento.

Colaboración
Colaboración
[email protected]